El PP cree buenos los datos del paro en Cartagena, donde hay 2.500 desempleados más que en 2011

el . Publicado en Cartagena

El PP ha rechazado la enésima moción de Izquierda Unida-Verdes sobre empleo a lo largo de la legislatura que ahora acaba. Así, el concejal Joaquín Segado, que en estas últimas semanas es mucho más visto detrás del candidato a la presidencia de la Comunidad Autónoma que en el despacho del Ayuntamiento, ha sido el encargado de rechazarla. La moción, que fue la primera que la formación de izquierdas presentó cuando llego en 2011 al Ayuntamiento y que ha repetido cada año las dos veces anuales que el Reglamento del Pleno le permite -siendo siempre rechazadas por el PP, insensible al drama del paro- y que debía ser presentada en el último de la legislatura, aunque sabiendo que iba a ser rechazada pero a la espera de un nuevo Ayuntamiento que se preocupe por la realidad del drama de los más de 22.000 cartageneros parados y los cerca de 30.000 que se pueden extraer de la Encuesta de Población Activa.

A los innegables datos de que ahora hay 2.500 parados más que cuando empezó la legislatura y que hay mucha menos con protección, percibiendo subsidios o prestaciones, el concejal citado ha contestado diciendo que ahora hay 2.500 menos que en 2013, no dándose cuenta con ello que la política de empleo del Consistorio ha sido nefasta, ya que eso quiere decir no solo que hay 2.500 parados menos que en 2011, sino que ha habido momentos en los que ha llegado la cifra a 5.000. Y después ha dejado clara la postura del PP de instalarse en la mentira, ya que ha dicho que ni los datos buenos ni los malos del paro son responsabilidad del Gobierno municipal pero la hemeroteca de los años de presunta bonanza de antes de la crisis demuestra la cantidad de veces que el equipo de Gobierno del PP y la propia Pilar Barreiro presumían de su buena gestión en tal materia.

Asimismo, el equipo de Gobierno del Partido Popular se ha mantenido en la ocultación a los ciudadanos de los 8,1 millones de euros que se deben por las obras del aún inconcluso Teatro Romano. La concejala de Hacienda, Fátima Suances, que más que responder se ha dedicado a pedir el voto para su partido en los próximos comicios, lo que ha provocado las protestas de la oposición, ha rechazado la moción presentada por Izquierda Unida-Verdes defendiendo que "endeudarse es aconsejable y lo económicamente correcto" más que haber ido pagando a lo largo de los años de realización de los trabajos de recuperación del Teatro las cantidades necesarias para evitar los pagos de cantidades millonarias en intereses, cantidades que se podían utilizar en otras necesidades en el municipio. La citada edil ha dicho que no se refleja tal deuda en la que tiene el Ayuntamiento en total porque no es una deuda con entidades bancarias ni una deuda comercial, sino aportaciones a la Fundación del Teatro Romano para que ésta pague la deuda, obviando que el Ayuntamiento y la Comunidad Autónoma son quienes forman esa fundación y por tanto la parte de la deuda municipal, esos ocho millones, son, quiera o no la señora Suances, deuda del Ayuntamiento que el PP ha escondido a los cartageneros. Como también ha escondido que el Teatro Romano está sin terminar de pagar y que, pese a presumir de tal logro, dejan en herencia su pago a futuras corporaciones.

Dentro de su concepción elitista de la sociedad y en la que los menos pudientes tan sólo tienen obligaciones pero ningún tipo de derechos, la concejala de Cultura, María Rosario Montero, ha defendido el elitismo de los precios en determinados conciertos de La Mar de Músicas y ha querido vender que se trata de un concierto popular porque "hay abonos a 80 en el auditorio y a 75 en la Catedral". Esa cantidad, que sumaría 155 euros, al igual que los 115 que se iba a cobrar por el concierto de Caetano Veloso y Gilberto Gil, supone, como ha señalado Cayetano Jaime Moltó en la moción presentada por Izquierda Unida-Verdes, un tercio o más del salario mínimo que el Gobierno del PP ha marcado para los trabajadores, lo que hace que muchos cartageneros no puedan acudir a disfrutar de actos culturales que se pagan con su dinero, siendo conciertos tan sólo para bolsillos pudientes.

En cuanto al ridículo hecho por la organización de ver como el citado concierto de Veloso y Gil se suspendía tan sólo 10 días más tarde de anunciarlo a bombo y platillo -como destacaron diversos medios nacionales- la concejala ha usado el único argumento de que "en todos los festivales se suspenden conciertos". Eso sí, del hecho de que, traicionando lo que ha sido la filosofía del festival desde su nacimiento, se lleven conciertos al Auditorio (que todos sabemos qué modelo de gestión tiene y quien lo gestiona) ha hecho la citada edil, ahora candidata a la Asamblea Regional, "mutis por el foro".

¡Compártelo!

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedInenviar a meneame
Añade tus comentarios
  • No se encuentran comentarios