Morir en el Mediterráneo

el . Publicado en Diego Jiménez

Mi nombre es Tareke Brahne. Huí de Eritrea cuando tenía 17 años, escapando de los militares, la guerra y una dictadura feroz. Estaba desesperado. Nada me podía parar, ni siquiera el miedo a morir en el mar. Fui rechazado en un primer intento de llegar a Italia, pero lo intenté de nuevo, y lo conseguí». Tareke pudo contarlo. No así las 850 personas que hace unos días murieron en el mar tratando de alcanzar el 'paraíso' soñado. Según la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), el Mediterráneo, otrora puente de culturas y forjador de gran parte de lo que somos en Europa, se ha convertido en un cementerio marino: casi 3.500 personas perdieron la vida en sus aguas en 2014 (en lo que va de año, ya son cerca de 1.500). Es la frontera más mortífera, si tenemos en cuenta que 4.300 personas fallecieron en 2014 en todos los mares del mundo.

Quizá el dramatismo del último naufragio, por el alto número de muertes, ha motivado que lo que no suele ser noticia habitual sí ha merecido en esta ocasión un mayor tratamiento informativo y ha movido a las autoridades comunitarias a mover ficha, siquiera en apariencia. Porque en éste, como en otros tantos asuntos, la hipocresía y las medias tintas, en cuanto a soluciones reales y efectivas a adoptar, son la norma.
¿Cuáles son las causas que están detrás de este drama? En primer lugar, abordemos las estructurales. El proceso descolonizador de los años 60 del pasado siglo ha dado paso a una nueva situación neocolonial que tiene su expresión en el Acuerdo de Asociación Económica suscrito en 2013 por la Unión Europea (UE) y quince Estados del África Occidental. Dicho acuerdo prohíbe expresamente el gravamen de los productos importados del Viejo Continente, lo que coloca a la agricultura de subsistencia africana en una situación de difícil competencia con la europea. Ello conduce a la miseria a miles de campesinos. Por si esto fuera poco, los severísimos planes de ajuste impuestos a estas naciones del África Subsahariana, a cambio de la concesión de créditos, obligan a sus clases dirigentes a la adopción de reformas liberales. Por ello, precisamente las personas con más empuje, las menos apocadas, se embarcan en la aventura de la emigración, aun a riesgo de sus propias vidas.

En segundo lugar, las guerras, directas o indirectas. Tres países, Siria, Libia y Somalia, inmersos en conflictos sin fin, ostentan el 'glorioso' récord de número de ciudadanos que abandonan su suelo patrio. El conflicto sirio ha producido, hasta el momento, más de 150.ooo víctimas (un tercio de ellas, civiles) y una cifra de más de tres millones de refugiados. Estados fallidos como el de Libia y Somalia no se quedan atrás. Pero si dirigimos nuestra mirada a otros países del área subsahariana, guerras interminables como las de Mali, Sudán del Sur y República Centroafricana han dado lugar a más de un millón de personas desplazadas en cada uno de esos países.

Para calibrar la dimensión de este tremendo drama humanitario, tomemos el ejemplo de Eritrea, el país de origen de Tareke Brahne con cuyo testimonio hemos encabezado este artículo. Según ACNUR, miles de ciudadanos de ese país están saliendo constantemente de allí, de forma clandestina, para huir del régimen autoritario que soportan. Las mafias locales transportan a estas personas a Sudán y, desde ese país, otras mafias las conducen a Libia. Y, entre ellas, niños y niñas. Según estimaciones de Save the Children, uno de cada cinco emigrantes que llega a la isla de Lampedusa es menor de edad. Las respuestas de la UE ante este tremendo drama, a través del Frontex, son de tipo militar, destacando la 'Operación Tritón', que prevé un mayor control de las fronteras.

Un aspecto no menos destacable de todo este fenómeno, pues, es la existencia de mafias organizadas. Allí y aquí. Está claro que mientras exista demanda de personas migrantes, destinadas a ocupar los trabajos 'sucios' que aquí no queremos, seguirá habiendo oferta de travesías clandestinas. Un dato: en Lampedusa, la mafia siciliana ha encontrado un nuevo nicho de negocio acogiendo a estas personas migrantes en centros explotados por delegación estatal. Se sabe que, desde hace años, las licitaciones van a parar a las mismas manos mafiosas, que extraen pingües beneficios de estos dramas humanos: 30 ?/día por persona acogida. El destino de estas personas desesperadas se repite: mano de obra barata en la agricultura en el caso de los hombres; para las mujeres, la prostitución.

Cuando redacto estas líneas, se está desarrollando la cumbre extraordinaria de la UE, urgida a instancias de la ONU. La solución es difícil, por las continuas diferencias entre los países del sur más afectados por esta situación, que reclaman una mayor cooperación europea, y los del norte, que afirman dar mucha ayuda acogiendo a refugiados. Hemos de presionar para que la UE sitúe este dramático tema en la agenda prioritaria de los asuntos a resolver definitivamente. Todo con tal de evitar que sigan muriendo víctimas inocentes.

¡Compártelo!

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedInenviar a meneame

Блогът Click here очаквайте скоро..

Full premium Here download theme for CMS

Bookmaker Bet365.gr The best odds.

Añade tus comentarios
  • No se encuentran comentarios