La Memoria Histórica ninguneada

el . Publicado en Diego Jiménez

El pasado miércoles 3 de junio, Felipe VI y Letizia inauguraron el «Jardín de los Combatientes de La Nueve», un espacio verde situado en el ayuntamiento de París en recuerdo de ´La Nueve´, compañía integrada en la Segunda División Blindada francesa al mando de Leclerc e integrada mayoritariamente por españoles, que liberó esta ciudad el 25 de agosto de 1944. (Hecho del que di cuenta en mi artículo de La Opinión del pasado 25 de noviembre (*) con la cita del libro de Evelyn Mesquida sobre esa gesta). Durante el acto, la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, descendiente de españoles exiliados, hizo un elogio cerrado del Rey y le trasladó la admiración que suscita entre los parisinos. Felipe VI, por su parte, no tuvo reparos en reconocer que París ha sido siempre ciudad de acogida para un buen número de compatriotas, pero omitió citar los motivos que llevaron a medio millón de republicanos españoles a ese exilio forzoso al país vecino.

 La Monarquía española „heredera directa de aquella legislación franquista (Ley de Sucesión de 27 de julio de 1947) que culminó con la designación por el dictador de Juan Carlos como su heredero ´a título de rey´„ está muy lejos de dar un paso al frente, por lo que las palabras de Anne Hidalgo en ese acto («Usted es el rostro de la España joven y reconciliada que pasó la página de sus horas oscuras») nos parecen fuera de contexto a quienes desde aquí reivindicamos no sólo la condena del franquismo, sino que las víctimas de aquel aciago régimen tienen derecho a la Verdad, Justicia y Reparación.

La que algunos denominan modélica Transición supuso un echar tierra sobre ese asunto. Por ello, hoy, siguen siendo necesarias las asociaciones memorialistas, constituidas en un aldabonazo sobre tantas y tantas conciencias anestesiadas, y que, aun sin apoyo institucional, vienen sacando a la luz las atrocidades cometidas por el régimen franquista. Actos como el que el pasado martes, día 16, organizó en el Moneo la Asociación de la Memoria Histórica de Murcia (MHMU-Tenemos Memoria) siguen siendo necesarios.

Si hubo algún detalle que me reafirmara en la oportunidad de una jornada memorialista en Murcia, para denunciar el olvido de la represión y la barbarie fascistas en nuestro país y en la Región de Murcia en particular, fue el cálido aplauso que el numeroso público asistente al Moneo tributó al veterano luchador socialista José Fuentes Yepes, que está próximo a cumplir el siglo de vida y que se hallaba presente en la sala. En la mesa, un plantel de voces autorizadas: Josefa Martínez López, de la Asociación de Memoria Histórica de Cartagena; Pedro María Egea Bruno, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Murcia (UMU); Floren Dimas, pionero en la investigación memorialista en la Región de Murcia; Víctor Peñalver, licenciado en Historia e investigador de la represión franquista en el Noroeste murciano sobre los ´esclavos´ del embalse del Cenajo, y Juan Enrique Serrano, profesor asociado de Ciencias Políticas de la UMU y doctorado por la Universidad París I Panthéon-Sorbonne.

«Hijos e hijas de personas represaliadas por el franquismo tienen aún hoy los labios sellados por el miedo a la represión», dijo Josefa Martínez, para, a continuación, denunciar que «los verdugos de ayer tienen en sus descendientes a los cancerberos de la Historia». Floren Dimas enfatizó que «existe una amnesia social sobre la Memoria republicana, favorecida por un Estado que, con todas sus herramientas, silencia, oculta y tergiversa el relato histórico de la lucha por la democracia en el siglo XX». Para este investigador, que arremetió duramente contra la Ley de Amnistía de 1977 y la de Memoria Histórica de 2007, en España se han realizado ´políticas anti-memoria´, con el afán de las instituciones de que ésta quede recluida en el ámbito estrictamente familiar. Egea Bruno centró su intervención en las investigaciones que aún están por realizarse en la Región, como: los 14.000 sumarios existentes en el Archivo Naval de Cartagena, las cárceles, el hambre, los bombardeos, la represión sobre las mujeres, los conventos de Murcia convertidos en campos de concentración y que albergaron a 4.000 presos, los esclavos del franquismo, las sentencias del TOP, que afectan a 176 murcianos, los niños robados del franquismo, las persecuciones a colectivos como los gitanos, los gays y los insumisos?

Víctor Peñalver, que empezó afirmando la utilidad del estudio de los expedientes de Responsabilidades Políticas, pues son fuentes de primera mano para acercarse al conocimiento de la realidad sociopolítica del momento, se preguntó por qué sigue ahí la placa conmemorativa de la inauguración por el dictador del embalse del Cenajo en 1963. El politólogo Juan Enrique Serrano, que afirmó que la «Ley de la Memoria Histórica es un recurso político muy peligroso, pensada para ´apuntalar el régimen de 1978 y el bipartidismo´» cree, como Floren Dimas, que el primer objetivo, hoy, ha de ser derogar la Ley de Amnistía de 1977.

Actos como el del pasado martes en el Moneo vienen a constituirse en un antídoto contra el deseo de muchos de que la Memoria Histórica siga estando ninguneada.

¡Compártelo!

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedInenviar a meneame

Блогът Click here очаквайте скоро..

Full premium Here download theme for CMS

Bookmaker Bet365.gr The best odds.

Añade tus comentarios
  • No se encuentran comentarios