Transparencia y participación

el . Publicado en Francisco Muñoz

El ayuntamiento de Murcia sigue anclado en la democracia representativa de los años 70, cuando deberíamos haber dado un paso más en su profundización y proyectar la democracia participativa, un concepto mucho más amplio, pues no sólo se participa con el voto sino también a través de la decisión y la gestión.

No es economía, es ideología

el . Publicado en Francisco Muñoz

El Partido Popular cumple a rajatabla la máxima de que si una mentira se repite muchas veces acaba convirtiéndose en verdad. Esto es lo que está sucediendo con el proceso de privatización de la sanidad de la Región de Murcia.

Primero nos dijeron que los recortes en materia sanitaria eran consecuencia obligada de la crisis y luego vino el desgaste de la sanidad pública y el sistema de dependencia, quitando subvenciones y metiendo la tijera a los profesionales; el cierre de centros ocupacionales, el establecimiento del 'repago' farmacéutico (lo que supuso un mazazo para pensionistas y desempleados) y se dejó sin acceso a la sanidad a inmigrantes y jóvenes menores de 26 años que no han trabajado. Una pequeña lista de ejemplos que bien sirven para sacar a la luz la verdadera razón por la que el PP desprecia la sanidad pública. No es la crisis, eso es una excusa. No es el ahorro. No es la economía. Es la ideología.

Otra salida a la crisis

el . Publicado en Francisco Muñoz

La grave situación socioeconómica por la que atravesamos se ha gestado por un modelo económico basado en la especulación. Nuestros dirigentes han apostado por el ladrillo en lugar de por un modelo vinculado directamente a la economía productiva. De hecho, el 60% del total de los créditos de la banca fueron a parar a las empresas constructoras, mientras el precio de la vivienda en España se ha ido disparado muy por encima del coste real del precio de construcción y de los salarios.

La situación económica y financiera en Murcia hace cada vez más complicado conseguir sacar adelante a las pequeñas empresas, que son aquellas que vertebran el 95% del tejido empresarial de nuestro país y de nuestra ciudad. La mayoría de ellas no tienen trabajadores asalariados, son autónomos (55,2% del total), y otras tienen entre 1 y 9 trabajadores asalariados (39,9%) que intentan sacar adelante sus pequeños negocios como buenamente pueden.