Deuda ilegítima

el . Publicado en José Antonio Pujante

Debemos denunciar una deuda ilegítima de nuestra región. Aquella que deviene de errores conscientes de quienes nos gobiernan. Aquella que ha servido para el enriquecimiento de unos cuantos. Aquella que es fruto de quienes defienden el laissez faire en todos los foros pero practican el salto de pértiga con un mullido colchón.

Construir un aeropuerto, con fin lucrativo, a sabiendas de que en cualquier caso, si el negocio sale mal, sus amigos del gobierno estarán ahí para socorrerle con el dinero de toda la ciudadanía que paga sus impuestos es, sin duda, un negocio redondo.

Le hacen a AEROMUR los accesos con dinero público, alrededor de 70 millones de euros, le echan un capote con las infravaloraciones de los terrenos expropiados, le conceden un aval con renuncia al beneficio de excusión (es decir, si la empresa no puede pagar el préstamo entonces, paga la Comunidad Autónoma) y ahora intentan sacar adelante un préstamo participativo (es decir, ayudas públicas a la empresa del aeropuerto). ¿Se imaginan ustedes tamaño despliegue de ayudas, garantías y redes para las familias más necesitadas de esta región? ¿O para las pequeñas empresas y los autónomos? Desengáñense, los siervos de los poderosos son esclavos de su alta misión.

Con la desaladora de Escombreras ocurre otro tanto de lo mismo. Se construyó por la empresa de Florentino Pérez para dar apariencia de legalidad al chanchullo del ladrillo. Se utilizó al "Ente Público del Agua" para emitir informes fraudulentos que garantizaban el suministro de agua a los nuevos proyectos de cemento y golf. Algunos tan alejados de Escombreras, como Puerto Lumbreras, que tras recibir informe negativo de la Confederación Hidrográfica del Segura recurrió al papelito validador del Ente Público del Agua. Aunque en este caso el Tribunal Superior de Justicia de Murcia anuló en sentencia reciente la aprobación del Plan General de Puerto Lumbreras por entender que el informe negativo de la CHS lo invalidaba. No servía, por tanto, el subterfugio posterior del referido papelito.

Un total de 182 millones de euros del préstamo del aeropuerto asumidos por la Comunidad Autónoma; 70 millones de inversión pública para los accesos y obras complementarias a dicha infraestructura y 570 millones de euros para la empresa que construyó y gestiona la desaladora de Escombreras. No es lo único, podríamos seguir añadiendo más ejemplos de dilapidación del dinero público. Harina del mismo costal es el rescate público de la autopista Cartagena-Vera. Pero con estos significativos ejemplos es suficiente para constatar la situación de ruina en que nos han dejado los gobernantes del PP de nuestra región. ¿Hubieran avalado con su propio patrimonio personal estas infraestructuras de la especulación?

Esta es parte de la deuda ilegítima que tiene nuestra región. Debemos hacer que la paguen sus responsables y no los que no pueden percibir la renta básica, los 220.000 parados, los dependientes, o la sanidad y educación públicas. Aunque, hoy por hoy, la forma más segura de que paguen y podamos recuperar parte de lo perdido sea mediante un escarmiento en las urnas. Se lo han ganado a pulso.

Artículo de opinión del diputado y coordinador de IU-Verdes, José Antonio Pujante, publicado el 10 de abril de 2014 en La Verdad.

¡Compártelo!

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedInenviar a meneame
Añade tus comentarios
  • No se encuentran comentarios