Mezcolanza, mestizaje y confluencia para ganar

el . Publicado en José Antonio Pujante

La Región de Murcia es un traje lleno de jirones donde la avaricia y la estulticia de años de gobernanza neoliberal ha condenado a cientos de miles de personas a la miseria. Sin embargo, la indignación acerca de la precariedad vital, del paro, de los desahucios, de la pobreza infantil, de la falta de futuro de los jóvenes, de los recortes en solidaridad...de poco sirve sino se trastoca en respuesta organizada. Pero una respuesta no ya de resistencia, sino para tomar el gobierno y gobernar con la gente para la gente.

La respuesta es la elaboración colectiva de la alternativa. Y ésta consiste en el esbozo de un nuevo proyecto ilusionante de región cuyos ingredientes esenciales son las propuestas programáticas concretas de una nueva gobernanza. Porque es en el detalle que representa lo concreto donde nos tenemos que retratar. ¿Qué hacemos con la deuda de más de 6.300 millones de euros? ¿Qué hacemos con el aeropuerto de Corvera? ¿Cómo aplicamos y pagamos la renta básica? ¿Qué presupuestos elaboramos para garantizar la sanidad pública, la educación pública y los servicios sociales? ¿De dónde obtenemos los recursos?.

Tenemos que priorizar. En una propuesta a la ciudadanía para los próximos cuatro años no podemos entregarle la luna empaquetada con lazo áureo. Pero podemos elegir lo importante para las personas, podemos gestionar mejor, con transparencia y participación activa, podemos repartir mejor para reducir las desigualdades, podemos aliviar el sufrimiento de miles de personas, podemos cohesionar a las gentes de nuestra tierra con solidaridad efectiva. Un programa de fraternidad, sí, un programa, programa, programa y no las fantasías de los charlatanes y trileros de siempre. Al igual que antaño Pericles dijo que lucharía por la ley, igual para todos, como si fuesen los muros de la ciudad, nosotros debemos hacerlo con el programa.

Pero para ganar y gobernar es necesaria la confluencia de quienes defendemos un mismo proyecto político y social. Y la confluencia, como los afluentes que van a parar al gran río de los iguales, es mezcla, es mestizaje. La confluencia es la rica diversidad de ese río que es y no es al mismo tiempo, como diría Heráclito. Ese río que es dinámico, dialéctico, paradójico, sorprendente y, sobre todo, que es necesario para el cambio.

Nuestra región fue fragmentada artificialmente en cinco circunscripciones para la teatralización del decimonónico juego de la alternancia. Hoy tenemos la responsabilidad histórica de sortear la gran trampa electoral para ganar, para cambiar de cuajo esta región, para derribar la estaca, el palo podrido que aún se sostiene. Aquí no sirve sumar después porque no hay una única circunscripción, sino cinco y desiguales. Al menos aquí debemos ser excepción y experimento enriquecedor del gran cambio por venir. Confluyamos pues, sin miedo, los unos y los otros, cada cual con identidades, matices y singularidades. Aportemos inteligencia, sentido común y humildad para la titánica tarea de construcción de una nueva Región de Murcia fraterna que se respete a sí misma.

¡Compártelo!

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedInenviar a meneame
Añade tus comentarios
  • No se encuentran comentarios