OPINIÓN: Discurso del odio contra palabras de amor

Hay que agradecer la valentía de estos estudiantes, de sus familias y profesores al seguir adelante con un proyecto que se veía truncado por falta de recursos, por un recorte homófobo de una autoridad que debería gobernar para todas pero lo hace solo para… ¿Para quién?

En el Instituto Vicente Medina de Archena acaba de publicarse un trabajo colectivo denominado ‘Cartas al amor. Antología literaria’; un esfuerzo para mostrar la capacidad constructiva, reparadora y creativa del amor, sea dirigido a una persona, a un lugar, a una pasión o proyecto vital. Es una actividad de fomento de la lectura, que despierta el interés por la literatura entre la población joven y anima a la gente a escribir.

Al parecer, en el mes de febrero, el proyecto iba a ser publicado financiado por la Consejería de Educación. Sin embargo, ha habido cambios: de consejera y de perspectiva de lo que es publicable. El problema radica en el amor homosexual: leído uno de los relatos, se les ha retirado la subvención. ¿A quién sirve la Consejería de Educación? ¿Qué tipo de gobierno es el que se ha creado en esta región que excluye a una parte de la población por su opción sexual? ¿A quién ofende –aparte de la señora Consejera– que dos personas del mismo sexo se muestren amor?

Creía que el problema era el odio, ese que tanto deambula por nuestras calles últimamente; ese que deberíamos rechazar por ser excluyente y violento, si no mírese esta semana lo ocurrido en Mazarrón y Cartagena donde, respectivamente, los discursos del odio se han materializado: un asesinato al grito de “no quiero moros” y un apuñalamiento con insultos racistas en una cola para recibir alimentos. 

Y otro problema añadido es el miedo. Algo anda mal en nuestra democracia: un Estado democrático debería generar confianza, pero hay vecinas y vecinos que prefieren callar ante una agresión. No es una ni dos, son varias personas las que han manifestado preferir dejar pasar “el asunto” para no complicarse la vida. Esto se llama “déficit democrático” y se ha conseguido, como en el cuento de la rana, cociéndonos poco a poco, casi sin enterarnos, hasta llegar a silenciar la censura que nos imponen, a autocensurarnos. Hemos heredado y conseguido leyes que garantizan derechos y libertades, pero se nos recortan de forma muy sutil día a día.

Por ello, hay que agradecer la valentía de estos estudiantes, de sus familias y profesores al seguir adelante con un proyecto que se veía truncado por falta de recursos, por un recorte homófobo de una autoridad que debería gobernar para todas pero lo hace solo para… ¿Para quién? 

Se agradece este derroche de fomento de la cultura, de miradas tan diferentes, cuyo denominador común es resaltar los valores personales y sociales que llevan a unir, cuidar, recordar con agrado y placer las vivencias con otras personas, en otros rincones y nos brindan la oportunidad de descubrir que frente al discurso del odio siempre podemos interponer ‘Cartas de Amor’.

*Ginés Mateo Rocamora, concejal de Unidas Podemos de Archena y miembro de la Colegiada de IU-Verdes Región de Murcia.

Fuente: eldiario.es

Deja un comentario

Afíliate a Izquierda Unidad Murcia
logoIUVRM

Enlaces

Izquierda Unida-Verdes de la Región de Murcia

Aviso Legal · Privacidad · Cookies · 2019 construido por minet.es