Skip to main content

Valoración final de IUVRM sobre el Informe de la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo sobre el Mar Menor

Murcia. 26.10.2022:

1.- En primer lugar queremos agradecer a los colectivos integrados en SOS Mar Menor, peticionarios ante la PETI, al igual que IU-Verdes, así como al colectivo Banderas Negras, el enorme trabajo desarrollado desde hace un año que se ha traducido en la realización de la visita a la Región (propuesta realizada por la diputada de IU Sira Rego recogiendo la propuesta ya hecha por SOS MM), en una propuesta de agenda para dicha visita que fue en gran parte recogida en la agenda final, como la realización de la visita in situ que tan trascendente resultó, en la presentación de un total de 40 enmiendas des las 103 presentadas, siendo el grupo parlamentario que más enmienda presentó, casi las mismas que PSOE y C’s juntos (21 cada uno), siendo, además, el grupo que más enmiendas aprobadas, junto con el PSOE, (17 cada uno de las 52 aprobadas) aporta al informe final. Todo ello da muestra del enorme despliegue de trabajo realizado. Por todo ello, no nos cabe más que una enorme satisfacción y un enorme agradecimiento.

2. Sin embargo, somos muy exigentes con el contenido final que debiera haber incluido el Informe, porque la situación crítica del Mar Menor así nos lo pide. No es tiempo de medias tintas, ni de contemplaciones, se ha cometido un flagrante delito ecológico con nuestra laguna salada, un ecocidio, aunque algunos no hayan querido reconocerlo, por incumplimiento de la normativa europea, estatal y autonómica con un claro responsable, el gobierno regional y un colaborador activo, la CHS.

3. Aun así, destacamos los puntos importantes, a nuestro juicio, del informe, que, pese a todo, sitúan el diagnóstico y las soluciones en el camino adecuado:

a) Reconocimiento de incumplimiento de la normativa europea (directivas) en materia de Agua y Nitratos con prácticas agrícolas no adecuadas y un abuso sistemático de fertilizantes que han dado lugar a una contaminación por nitratos de origen agrario incontrolada.

b) Un toque de atención especial al cumplimiento de la directiva de Hábitats para que se cumpla sin demora, entre otros preceptos, la necesidad de evaluación de impacto ambiental de cualquier proyecto que pueda afectar de forma apreciable a la conservación de los hábitats protegidos.

c) Reconocimiento del crecimiento ilegal de la agricultura que ha ahondado en las consecuencias de dicha contaminación y compromete a las autoridades competentes a la eliminación de “todas” los regadíos ilegales.

d) Se pide a disminución de la carga de fertilizantes en la cuenca vertiente estableciendo valores límite más estrictos y buenas prácticas agrícolas obligatorias más eficaces para reducir la lixiviación de nutrientes.

e) Reconocimiento de que las actividades agrícolas, y también urbanas y turísticas necesitan ser controladas y mantenidas en niveles de sostenibilidad compatible compatibles con la recuperación de la laguna mediante medidas exhaustivas y acreditadas por estudios científicos.

f)  Apuesta clara por las soluciones basadas en la naturaleza (enmienda 30) en las zonas agrícolas del Mar Menor, mediante la creación de parcelas de vegetación natural, setos verdes, recuperación de humedales en las proximidades de la laguna con el fin de aumentar la capacidad de retención y eliminación de nutrientes y absorber escorrentías.

g) En este sentido, hay una mención expresa a la renaturalización de la rambla del Albujón, en especial de su desembocadura recuperando la zona de humedal litoral, desaparecida por el avance urbanístico y reconectándola con otros humedales litorales.

h) Reconocimiento de la necesidad de recuperar el paisaje abancalado y de terrazas tradicional creando barreras vegetales y cinturones verdes de vegetación autóctona, paisaje destruido por el progreso del régimen de plantación y uso de la tierra de la agroindustria intensiva.

i) Se insta a poner fin a la contaminación por metales procedentes de la Sierra Minera y al control de su presencia en sangra de personas afectadas de la zona, no solo del plomo, sino de otros metales pesados.

j) Se incluye una mención para que la red de alcantarillado y tratamiento de aguas residuales se adapte a las fluctuaciones demográficas características de la región, y, además, se apliquen medidas relativas a los sistemas de alcantarillado sostenible (suelos permeables, jardines de lluvia y aumento de las zonas verdes, entre otras)

k) Necesidad de regular la navegación mediante un plan específico de prácticas y usos náuticos en el Mar Menor, impidiendo los fondeos inadecuados de embarcaciones que dañen el fondo marino.

l) Se elimina la referencia a tratar de aumentar el intercambio de agua con el Mediterráneo, propuesta ampliamente desechada desde el ámbito científico.

m) Se hace una referencia importante a la recién aprobada “Ley para el reconocimiento de personalidad jurídica a la laguna del Mar Menor y su cuenca” para que se dispongan los recursos necesarios para su desarrollo tras su entrada en vigor.

n) Se hace un llamamiento expreso a cumplir sin demora los compromisos en materia de gobernanza que se recogen en la legislación autonómica, en especial del Consejo del Mar Menor, incluyendo la participación social, y el Comité de Asesoramiento Científico.

ñ) Se recoge una petición a la Comisión Europea para tenga en cuenta en el reparto de fondos de la PAC y de las ayudas a las OPFH el apoyo a una transición de la agricultura a modelos menos contaminantes y más respetuosa con el medio ambiente, evitando que estos fondos lleguen a empresas agrícolas o ganaderas causantes de contaminación en el Mar Menor.

o) Se pide el nombramiento de un “fiscal verde” de la UE especializado en temas medioambientales.

p) Se asegura una revisión de la situación en un plazo razonable por parte de la PETI.

 

Aún considerando positivos estos avances reseñados, muchos de ellos incluidos en enmiendas presentadas por el grupo parlamentario de IU, el informe mantiene algunas referencias, incluso ya descartadas técnica y científicamente, como es el caso del tratamiento del acuífero y la propuesta de canalización de las aguas que manan del mismo y fluyen a través de la Rambla del Albujón para su reutilización, tras su tratamiento de desalobración y desnitrificación, de nuevo en la agricultura, lo que venía siendo el Plan Vertido Cero elaborado por el gobierno de Rajoy en 2017. Propuesta en la que PP y PSOE coinciden (el llamado “Pacto del nitrato”), a pesar de ser una opción desechada por el Ministerio de Transición Ecológica.

Las evidencias científicas apuntan a que la mayor parte de los flujos de agua y nutrientes entran por vía superficial. Insistir en el acuífero no tiene sentido. Además, es llamativo que la solución al problema creado por los regantes sea dar agua a los regantes, que volverán a usar en regadío y seguirá contaminando y rellenando el acuífero, eso sí, con infraestructuras que pagarán todos los contribuyentes

El Plan Vertido Cero está descartado. Sus medidas centrales no eran eficaces (ya se hicieron obras similares a finales de los 90 con dinero público y fracasaron), no son eficientes (estudios demostraron que los humedales retienen más nutrientes con menos coste) y no eran equitativas (se pretenden pagar con dinero público, sin aplicar el principio quien contamina paga). Además, no hay sistemas de desnitrificación a esa escala e incluso aunque funcionaran el rechazo que se vertería al Mediterráneo seguiría suponiendo al cabo del año cantidades significativas de nutrientes que, con el tiempo, supondrán un proceso de eutrofización creciente que amenazaría el LIC Medio Marino y la pradera de Posidonia oceánica, que ya muestra signos de afección, que se agravarían por la eutrofización que se generaría con el vertido que se pretende hacer.

 

 

En definitiva, un informe positivo, que mejora respecto del documento inicial, en buena parte por las aportaciones realizadas por el grupo de trabajo que hemos constituido tanto SOS Mar Menor (Pacto por el MM, ANSE, EA, FAAVVCC y Asociación de Pescadores, junto con IU-Verdes, como peticionario) con la colaboración de Banderas Negras, pero que también presenta contradicciones importantes (como las medidas relativas al tratamiento del acuífero) y significativas ausencias con una indicación más directa a la responsabilidad del gobierno regional por el incumplimiento de la legislación europea, estatal y autonómica que ha motivado el estado de contaminación por inaplicación de los controles y mandatos recogidos en dichas normativas, inaplicación que ha permitido desarrollarse a la agroindustria intensiva de manera descontrolada, con miles de hectáreas de regadío ilegal y prácticas agrícolas perniciosas sin control alguno. Todo ello con la colaboración necesaria de la CHS en diferentes periodos.

El informe final del Mar Menor emplaza al Gobierno Regional a cumplir las leyes que ya existen de protección del Mar Menor, máxime cuando el pequeño mar ya tiene personalidad jurídica. A juicio de las organizaciones vecinales que lo defienden como Pacto por el Mar Menor y Banderas Negras, el informe queda un poco flojo por no señalar directamente al PP por su inacción y su falta de control en el entorno, permitiendo a empresas de ultra regadío ultra intensivo cultivar donde no deben y con aguas que no se tienen.