López Miras: Quejas, lamentos y poca eficacia

Pasadas unas semanas podemos sentarnos a analizar de forma más serena y menos emocional lo sucedido tras la DANA, sin que por ello deje de subirnos el nudo a la garganta cada vez que vemos imágenes o noticias del suceso.

Llama la atención las diferentes respuestas de los Gobiernos autonómicos de Andalucía, Comunidad Valenciana y la Región de Murcia así como del estado ante el trágico acontecimiento.

En la semana siguiente, del 16 a 20 de septiembre se reunieron los Consejos de Gobierno de las tres autonomías y el Consejo de Ministros. La Generalitat Valenciana aprobaba un decreto de ayudas destinadas a la indemnización o compensación por los daños ocasionados en enseres y bienes de primera necesidad de la vivienda, con importes de hasta 4.500 euros que además son compatibles con las ayudas estatales que puedan recibirse por el mismo concepto: 13,5 millones de disponibilidad inmediata.

La Junta de Andalucía ponía a disposición de los Ayuntamientos afectados 75 millones de euros, y el Estado dispuso la activación de un decreto de ayudas directas y medidas de diversa índole por valor de 774 millones, si bien no solo destinado a los efectos de las inundaciones, sino también a diversos episodios catastróficos ocurridos con anterioridad.

Por su parte, el Consejo de Gobierno de la Región de Murcia aprobaba el nombramiento como Comisionado Especial del consejero de Fomento con la función siguiente: «Encargado del impulso, coordinación, seguimiento y, en su caso, la propuesta al Estado de las actuaciones necesarias para reparar los daños causados por las inundaciones». Sin embargo estas cuestiones ya las realizan directamente los afectados y los Ayuntamientos en el marco del decreto estatal antes mencionado, a través de la delegación del Gobierno.

Como puede apreciarse claramente, era justo la medida que la ciudadanía y las administraciones locales estaban esperando. López Miras tenía a su alcance la misma legislación que Valencia para la concesión de ayudas directas, que no activó. Podía haber puesto a disposición de los Ayuntamientos fondos especiales para afrontar gastos inmediatos de reparación, limpieza y mantenimiento y acogida de afectados, por ejemplo, cosa que no hizo; o habilitar un Plan de Obras y Servicios especial como propuso el ayuntamiento de Cieza que cogobierna IU-Verdes y que luego solicitó la Federación de Municipios de la Región de Murcia. Nada.

Ahora, lamentarse se lamenta muy bien, incluso con alguna que otra lágrima.

Fuente: laopiniondemurcia.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enlaces

Izquierda Unida-Verdes de la Región de Murcia

Aviso Legal · Privacidad · Cookies · 2019 construido por minet.es