Skip to main content

Nuevo asalto a la Marina de Cope

Hubo una época en la que Medio Ambiente y Ordenación del Territorio (Urbanismo) coincidían, y no precisamente para bien, en la misma Consejería dentro de la estructura político-administrativa regional; eran los tiempos en los que el Gobierno regional declaraba, en julio de 2004, la Marina de Cope como Actuación de Interés Regional; un pelotazo urbanístico que desprotegía el 80% de la superficie del Parque Regional Calnegre-Cabo Cope para construir en esos terrenos un complejo turístico para 60.000 personas.

A pesar de que aquel proyecto fue tumbado por el Constitucional en 2012, y posteriormente por el TSJ de Murcia, la animosidad de tu Gobierno, Fernando, contra la propia existencia del Parque, anulando la efectividad protectora de su declaración como tal, sigue intacta. De otra manera no se entiende que, tras 29 años de gobiernos Populares, incluidos tus seis, siga sin aprobarse el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN), «el principal instrumento de planificación y gestión de los recursos naturales de la Región de Murcia y, en especial, de sus espacios protegidos», art.45 ley 4/1992 y 22.1 ley 42/2007. Un incumplimiento legal que raya en la prevaricación por omisión. 

Este instrumento es prevalente sobre cualquier otro que trate de la ordenación o transformación de un territorio protegido y establece los criterios de la compatibilidad entre las distintas actividades que puedan desarrollarse y la protección medioambiental, de ahí tu interés en el retraso permanente de su aprobación, ya que, de existir, dichas actividades (ampliación de regadíos o instalaciones turísticas, por ejemplo) estarían, como mínimo, limitadas, si no prohibidas.

La alcaldesa de Águilas (PSOE) también lo ha entendido así y aprovecha permanentemente la inexistencia reglamentaria del PORN para promocionar instalaciones turísticas en la zona, algunas tan descaradas y tan carentes de la más mínima sensibilidad ambiental como el pretendido camping junto a la Torre de Cope, que escandalosamente Fomento autorizó, aunque, ante la movilización social y la posibilidad real de un nuevo revés judicial, Medio Ambiente terminó fulminando.

Pero Mari Carmen Moreno ya tiene otra bala en la recámara: un nuevo camping en la zona, que esta vez tiene visos de ir hacia delante. Parece que 50 años de lucha desde la proyectada central nuclear de 1973 no han sido suficientes para mantener la Marina de Cope a salvo de «piratas, asaltos y mandobles», como titulara Costa Morata en su último libro sobre La Saga de Cope. Seguimos, pues.