Skip to main content

IU-Verdes califica el discurso de investidura de López Miras de poco concreto en un tono casi anodino y falto de credibilidad y lastrado por su pésima gestión en la legislatura anterior.

Murcia. 06.09.2023.- La dirección regional de IU-Verdes, a través de su coordinador regional, José Luís Álvarez-Castellanos, ha calificado el discurso de investidura de López Miras de poco concreto en un tono casi anodino y falto de credibilidad y lastrado por su pésima gestión en la legislatura anterior. En cualquier caso, no ha ido en su exposición más allá de meras generalidades sin análisis alguno de los problemas reales de la mayoría social de nuestra Región y de los retos que se nos plantean como sociedad.

La intervención de López Miras, ha dicho Álvarez-Castellanos, recoge propuestas ya hechas en 2019 que tras cuatro años no han surtido ningún efecto. Así ha situado como uno de los pilares del eje educativo la reducción de la tasa de abandono escolar temprano, como hace cuatro años cuando éramos la segunda CA con mayor tasa, hoy somos la CA con mayor tasa; o el desarrollo de las infraestructuras educativas cuando en sus cinco años de gobierno apenas ha ejecutado el 50% de las inversiones presupuestadas (el 37% en los dos años de coalición con los ex de Vox, 2021-22). Igualmente, en tema medioambiental López Miras viene lastrado por un reguero de inacciones y políticas erróneas en la recuperación y protección del Mar Menor y del conjunto del medioambiente regional.

Para el coordinador de IU-Verdes el acuerdo programático con Vox, expuesto por LM en breves pinceladas, no aporta nada, más bien al contrario: soluciones que nos alejan, en el mejor de los casos, cada vez más del nivel medio de progreso y avance del conjunto del país.

Así, por ejemplo, en materia de Servicios Públicos en dicho acuerdo no se hace ninguna referencia al Sistema Educativo Público y se reescribe a gusto de los redactores el artículo 27 de la CE parar justificar la existencia de una red doble educativa. Igualmente, en Salud nada se dice sobre el necesario incremento presupuestario en Atención Primaria, la compensación de las desigualdades territoriales en los recursos del sistema o el desarrollo de Planes de promoción de la Salud, ignorando, además, Planes ya en marcha como la Estrategia de Mejora de la Atención Primaria o la de Mejora de Salud Mental. Por otra parte, ningún compromiso en materia de lucha contra la pobreza y la exclusión social, de servicios sociales o Dependencia, por poner solo algunos ejemplos.

En materia de vivienda, el coordinador regional de IU ha resaltado que no se hace mención alguna a la vivienda de promoción pública y sí apuesta por medidas regresivas y sectarias como las bonificaciones fiscales para la adquisición de vivienda. Por supuesto, nada en relación con el alquiler o desarrollo de la ley regional de vivienda.

Es inadmisible la referencia general a la erradicación de la violencia contra las mujeres situándola en el mismo nivel que otras violencias que puedan darse en el ámbito doméstico, sobre todo, en un contexto de incremento de la violencia machista y siendo la Región de Murcia una de las CCAA con mayor incremento de denuncias por violencia de género.

El medio ambiente es otro gran ausente del acuerdo programático PP-Vox, salvo para reivindicar indirectamente el Plan Vertido Cero que no pretende otra cosa que seguir manteniendo el círculo del incremento del regadío asegurando los caudales necesarios para ello a costa de la destrucción de los ecosistemas como el Mar Menor.

No hay tampoco ningún compromiso de mejora de la gestión administrativa y presupuestaria que deja cada año cientos de millones de euros, disponiendo de financiación estatal y europea, sin ejecutar.  Las propuestas de rebajas de impuestos no hacen sino incidir en el desequilibrio de las cuentas públicas y en el deterioro de los servicios que presta la administración, además de beneficiar siempre a las rentas más altas.

Nada en referencia a las condiciones laborales y salariales de los/as trabajadores/as ni que tenga que ver con la mejora en el empleo que no sean ya las políticas desarrolladas desde los programas estatales financiados por el gobierno central; nada, como no sea para tratar de debilitar a las organizaciones sindicales reduciendo las aportaciones que por ley les corresponden por su participación institucional.

En definitiva, propuestas desconectadas de la necesidad de reforzamiento de los Servicio Públicos, de lucha contra la pobreza, de mejora del empleo y las condiciones laborales en nuestra Región, de lucha contra la violencia machista, de protección y recuperación del medioambiente. Un cúmulo de generalidades propagandistas del ideario de la ultraderecha fascista que PP asume sin pestañear y que reduce el documento a un mero decorado de fondo del verdadero interés de ambos partidos: una disputa por el poder.