OPINIÓN: 9J: dos actos

Mañana habrá dos conmemoraciones bien diferentes del cuadragésimo aniversario del Estatuto de Autonomía de nuestra Región. Una, la que concede la distinción de Hijo Predilecto a un obispo que se saltó, a sabiendas de lo que hacía, el protocolo de vacunación de la Covid-19 anteponiendo su nada cristiano interés particular al de las personas que más necesitaban la vacuna en ese momento, y otra, la que convoca la Plataforma Unitaria de las Marchas de la Dignidad saliendo a la calle para reivindicar que «Otra Región es necesaria» ante la falta de soluciones para los problemas del día a día, muchas de las cuales dependen directamente de la gestión del PP en el Gobierno regional, que ya suma 27 años.

Y es que, a pesar del empeño de López Miras en desviar la atención y la responsabilidad hacia el Gobierno central, lo cierto es que el Estatuto de Autonomía que mañana conmemoramos le atribuye un número ingente de competencias que no ejerce o no gestiona bien. El resultado de todo ello se resume en: deterioro del servicio sanitario (último lugar en el estudio de la ASDP), un servicio público educativo a la deriva dirigido por una consejera que no tiene ni idea de la tarea que tiene entre manos, ausencia total de políticas propias de vivienda, deterioro medioambiental sin precedentes con consecuencias negativas de largo alcance, desarrollo insuficiente de la Red de Servicios Sociales (penúltima posición en el informe 2020 de la Asociación Estatal de Directores y Gerentes de Servicios Sociales), escasa o nula colaboración con las organizaciones sindicales para mejorar las condiciones laborales de los trabajadores/as, incapacidad para aprovechar y gestionar los fondos propios y los procedentes de la financiación estatal y europea, etc.

Todo esto, además, enmarcado en una degradación institucional y democrática sin precedentes: un tránsfuga presidiendo la Asamblea, tránsfugas y expulsados de partidos ocupando la portavocía de sus grupos parlamentarios, expulsados ejerciendo de consejeros y un presidente regional sostenido por estos mismos tránsfugas y expulsados, cada vez más sometido a los preceptos ideológicos de la extrema derecha y obsesionado con mantenerse en el poder; no de otra manera se explica la anulación de la limitación de mandatos, medida que impulsó el propio PP en 2014, o la retirada del Estatuto de su tramitación en el Congreso.

Visto lo visto, creo que no iré a felicitar al obispo y sí estaré con el pueblo murciano.

Fuente: laopiniondemurcia.es

Deja un comentario

Afíliate a Izquierda Unidad Murcia
logoIUVRM

Enlaces

Izquierda Unida-Verdes de la Región de Murcia

Aviso Legal · Privacidad · Cookies · 2019 construido por minet.es