OPINIÓN: Presupuestos 2021

Con seis meses de retraso, los consejeros/as del Ejecutivo regional comparecen esta semana en la Asamblea para explicar las cuentas de sus departamentos una vez presentados, por fin, los Presupuestos de la CARM para 2021. Lo hacen en sesiones exprés, lo que reduce el tiempo de debate y de análisis político a la mínima expresión. ¿Qué se puede esperar de un Gobierno de ‘retales’ y de un Parlamento presidido por un tránsfuga, cuya Junta de Portavoces ha sido ‘okupada’ al igual que dos de los cinco grupos parlamentarios?

Algo más de 6.717 millones integran el presupuesto de este año, de los que 1.450 se destinan a amortizar deuda pública, lo que constituye el segundo mayor gasto del presupuesto solo superado por el gasto sanitario. Aun así, la deuda crecerá hasta los 10.553 millones, el 33% del PIB regional.

Con una previsión de 200 millones menos de ingresos tributarios, el presupuesto contempla, sin embargo, un incremento de 556,5 millones, gracias principalmente a los fondos extraordinarios Covid19 procedentes del Estado y de la UE (522). Mientras, López Miras continúa su política de fiscalidad regresiva que regalará 150 millones este año a las rentas más altas por bonificaciones en el IRPF, Impuesto de Sucesiones y Tasas del Juego.

Salvo el reforzamiento (temporal) de personal en Salud y Educación, el incremento del gasto corriente y de algunas inversiones necesario para contrarrestar la pandemia (todo ello financiado por el Estado) el presupuesto repite las mismas políticas de años anteriores y no muestra un proyecto de transformación social y económica global como exige el momento. Algunos ejemplos son buena muestra de ello: se congelan los presupuestos de Dependencia y Renta Básica, reducidos ya en 2020; Educación refuerza la financiación de la enseñanza privada (+9 millones) y aparca en el olvido a la educación especial, compensatoria, adultos y enseñanzas artísticas; Cultura sigue disminuyendo su presupuesto (-2 millones); la financiación local sigue bajo mínimos; Salud no termina de apostar de manera decidida por la Atención Primaria y las inversiones caen casi un 9% (-20 millones) aunque, de todas formas, tradicionalmente solo se ejecutan la mitad.

No obstante, se incluyen importantes ayudas al sector turístico (33 millones), autónomos (5 millones) y comercio (15 millones); unas posibilitadas por las ayudas estatales no reembolsables para compensar la caída de ingresos y otras financiadas directamente por el Estado. La reactivación económica y social que la financien otros, pensará López Miras.

Fuente: laopiniondemurcia.es

Deja un comentario

Enlaces

Izquierda Unida-Verdes de la Región de Murcia

Aviso Legal · Privacidad · Cookies · 2019 construido por minet.es