Hacía falta una gran movilización

A principios de septiembre, en esta misma sección, indicaba que iba haciendo falta una gran movilización ante la pasividad y la falta de voluntad política, del Gobierno regional y otras Administraciones, para aplicar la legislación vigente que protege el Mar Menor y su entorno. No quiero yo con esto arrogarme mérito alguno, que no me corresponde, y mucho menos robar protagonismo a los convocantes de la manifestación de esta tarde.

Simplemente me alegro de haber estado acertado en la predicción y análisis de la situación. Sobre todo, porque la mera convocatoria de la movilización, que se prevé multitudinaria e histórica, unida a la denuncia, a través de diferentes artículos de prensa en estas semanas, de las responsabilidades de los Gobiernos del PP en la región por el estado actual del Mar Menor, ha movido cimientos que casi creíamos inamovibles, a pesar de los continuos intentos, por parte de López Miras, de blanquear dichas responsabilidades con el discurso de la dejadez de todas las Administraciones, la cuestión de Estado y que lo importante ahora es trabajar todos juntos.

Se ha iniciado una especie de carrera por ver quién da más, nadie quiere quedar fuera de la foto ni cargar con la responsabilidad del muerto.

En primer lugar el Gobierno regional: ha pasado del discurso tapadera de ‘la causa es la DANA’ a plantear todo tipo de medidas, algunas absurdas y contraproducentes, y en un ejercicio de cinismo superlativo a culpar a la CHS de no haberle proporcionado los datos de los regadíos ilegales para proceder a su eliminación. Vaya, si lo llegan a saber a tiempo esto no hubiera ocurrido. Finalmente, trata de cubrirse con el manto de armiño que les proporcione la tramitación de la ley integral que pretenden aprobar antes de enero próximo.

Por su parte, la CHS, ha pasado de regularizar regadíos ilegales a través de los Planes Hidrológicos de Cuenca a renegar de aquellos sacando a la luz la semana pasada 1.600 hectáreas, para reconocer inmediatamente unas 9.500 posibles al final de la misma. Vendrán más. La CROEM, lo que sea necesario. Y el sector agroindustrial que también pero nosotros solos no hemos sido, que los demás asumen su parte.

Lo patético de la situación siempre resta algo al sabor de la victoria. Pero atentos, el ‘gatopardismo’ es una táctica muy bien aprendida por los que se resisten a dejar los privilegios.

Fuente: laopiniondemurcia.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enlaces

Izquierda Unida-Verdes de la Región de Murcia

Aviso Legal · Privacidad · Cookies · 2019 construido por minet.es