OPINIÓN: Señales de alarma en el Servicio Murciano de Salud

Nuestro sistema sanitario, que no en vano es considerado entre los más eficientes y mejores del mundo, emite señales de alarma. La pandemia, que ha puesto a prueba su capacidad de respuesta, ha evidenciado carencias abiertas durante la crisis anterior, sobre todo desde los recortes presupuestarios de 2012 (casi el 25%), cuyo efecto más significativo ha sido la disminución de los recursos humanos y la falta de inversiones.

Una prueba de la gravedad del momento es la aparición, por primera vez, de listas de espera en la Atención Primaria: una cita presencial hoy con el/la medico/a de familia puede conllevar hasta tres semanas de espera en algunas Áreas de Salud.

Enel Noroeste, el personal del Hospital comarcal está protagonizado protestas para poner de manifiesto la falta de recursos en algunas especialidades como dermatología, rehabilitación o anestesia, con el cierre, en este último caso, de la Unidad del Dolor en dicho hospital. La falta de planificación, los recortes presupuestarios, las precarias condiciones laborales ofrecidas a los profesionales y la presión ejercida sobre el sistema con motivo de la pandemia están en el origen de la actual situación y del tradicional desequilibrio de recursos humanos y materiales entre las distintas Áreas de Salud, fundamentalmente Altiplano, Lorca y Noroeste.

El efecto más llamativo que todo esto produce es el colapso de las listas de espera. Así, a fecha de septiembre de 2021, última actualización de listas de espera del SMS, el 84% de los pacientes  de los pacientes adscritos al Área 4 (Noroeste) que esperan una consulta especializada (67% septiembre de 2019) supera el periodo máximo de 50 días establecido en el Decreto del Gobierno Regional 25/2006, por el que se desarrolla la normativa en materia de información sobre listas de espera, y el 81,5% supera los 30 días de espera máxima para una prueba diagnóstica (68% antes de la pandemia).

De todos ellos, el 25% de los que esperan una consulta y el 62% de los que esperan una prueba diagnóstica no tienen ni siquiera fecha asignada, situación que incumple totalmente lo establecido en el citado decreto, que establece que “dichos plazos se contarán desde la fecha en que el médico peticionario realice la indicación de consulta externa o prueba diagnóstica/terapéutica”; es decir que nadie debería salir del Centro de Salud sin fecha determinada para una consulta de especialista o prueba diagnóstica prescrita por su médico de familia.

En términos generales, la espera media en el Noroeste para una consulta de especialista ha pasado de 59 días antes de la pandemia a 71 después de la misma; y para una prueba diagnóstica de 11 a 18. Pero en el caso de especialidades como la Rehabilitación se llega a los 104 días, 80 para consultas de dermatología o 264 para las consultas del anestesista.

Pero, aun siendo grave la situación de las consultas especializadas y pruebas diagnósticas, la preocupación se centra de manera alarmante también en la Atención Primaria que ha sido y sigue siendo la primera barrera de contención contra la Covid-19. Precisamente organizaciones integrantes de la Marea Blanca de la Región de Murcia acaban de hacer público un manifiesto, apoyado por más de cuarenta organizaciones, políticas, sindicales y sociales, denunciando la situación crítica en Atención Primaria y en el que se reivindica, entre otras cosas, un incremento del presupuesto para Atención Primaria hasta el 25% del total del gasto sanitario (hoy el 14%), pero también la apertura de consultorios, la consolidación y adecuación de plantillas o facilitar la participación comunitaria. La situación espera una respuesta social ante la inacción del gobierno regional.

Fuente:elnoroestedigital.com

Deja un comentario

Afíliate a Izquierda Unidad Murcia
logoIUVRM

Enlaces

Izquierda Unida-Verdes de la Región de Murcia

Aviso Legal · Privacidad · Cookies · 2019 construido por minet.es